Manu Ginóbili lo hizo de nuevo: una noche brillante, con un amago-triple imperdible