Manu Ginóbili: “Siento los colores y sigo siendo un jugador activo”

Fuente: LA NACION - Crédito: Pablo Corradi
El bahiense confirmó su presencia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y explicó las razones de su último gran desafío
Diego Morini
(0)
25 de marzo de 2016  • 23:59

SAN ANTONIO.– No le importa el ruido del picar de las pelotas. No lo desconcentra la chicharra que anuncia el final del entrenamiento. Ni tampoco lo saca de eje que se pasee cerca Tom James, el jefe de relaciones públicas de los Spurs . La selección argentina aparece en la larga charla con canchallena.com y el gesto de Emanuel Ginóbili se contrae. Se cruza de piernas una y otra vez. Se acomoda el pantalón corto y hasta se quita algunas gotas pequeñas de transpiración que le recorren la frente. Es un tema importante para él y por eso cuida sus palabras. No quiere que nada se malinterprete.

No es fácil abordar el tema. Hace un año había dicho que estaba un 98 por ciento afuera del equipo nacional. Su desgaste era importante y por eso fue contundente en ese sentido. Ahora el escenario luce diferente. Si bien no se permite consideraciones que generen ningún tipo de expectativas, de sus palabras se advierten muy pequeñas señales. Su discurso se adueña de la escena y ni el andar de Greg Popovich charlando con Tim Duncan, pueden desviar la atención.

-Hay una etapa especial en 2016, que son los Juegos Olímpicos. No es una situación más, pero hace un año decías que las chances de jugar en la selección eran remotas.

-Cuando hablé de estar 98% afuera de la selección, es porque pensaba que me retiraba. El hecho de que no lo haya hecho hace que las chances de pensar en la selección aumenten, soy un jugador activo. Si estaba retirado, no había nada. Mi cabeza iba por ese camino. Ahora es diferente, me siento bien. Por eso es que le comuniqué a Sergio [Hernández, el técnico de la selección argentina] que estoy disponible para los Juegos Olímpicos .

-Cuando estuviste en el último preolímpico se te veía sufrir como siempre, ¿es inevitable que no te pasen cosas con la selección?

-...Que haya jugadores con los que compartiste tantas cosas hace que todo sea más cercano. Qué se yo, si pasan los años y no están Luifa (Scola), Chapu (Nocioni) o Pablo (Prigioni), es decir que no queda ninguno con los que yo haya compartido cosas, no es fácil querer estar. Es como sentir que no pertenecés. Sí es verdad que sentís los colores, sabés que viviste un montón de cosas, pero no es lo mismo. Pero mientras parte del grupo con el que viviste tanto siga estando, siempre pasarán cosas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Pablo Corradi

-Muchos dicen que parte de la filosofía de juego de los Spurs tenía alguna relación con lo que sucedió con la Generación Dorada, ¿hay similitudes entre ambos procesos?

-Sí, creo que sí. Y creo que la Argentina influyó un poquito en este cambio. En Pop creo que influyó. No puedo decir cuánto, pero el hecho de ver cómo el básquet FIBA se acercaba a la NBA creo que ayudó a moldear un poquito todo esto. Hay dos coincidencias muy grandes. Son dos equipos que llevan jugando juntos mucho tiempo. Con una forma de juego, con una estructura, una idea y que se estiró en el tiempo como casi ningún otro equipo en el deporte. No hay casos de grupo que estén 15 años juntos. Yo tuve la suerte de vivirlo en dos lugares al mismo tiempo. Hay similitudes, es cierto. El compromiso con el otro, el sentir que cuando hiciste las cosas mal, desilusionás a tus compañeros y que si ganás lo hacés para tu grupo. Eso los une. Se generan cosas así en entornos donde se convive por mucho tiempo.

-¿La confirmación de Federico Susbielles en el cargo de presidente de la Confederación es saludable para darle continuidad a un proyecto para el crecimiento del básquetbol argentino?

-Definitivamente es un momento muy bueno. Creo que se están haciendo las cosas bien. Pero es difícil solucionar las cosas con velocidad cuando arrancás menos 30. Hay que remarla. Y cuando hay que remarla y cambiar la imagen y hacer muchas cosas, sin los recursos… Eso me parece que es lo que hay que entender, que de entrada gran parte de los recursos se usaron para tapar agujeros. Pero esperemos que en los próximos años se pueda tener la oportunidad de hacer las cosas bien. Entiendo que cuando todo se normalice se va tratar de contratar a gente idónea en cada puesto clave y se va a trabajar con honestidad. La verdad es que a Chubi (por Susbielles), lo conozco, pero no tanto. Aunque sí confío en él. Tenemos que pensar en el básquet argentino. No tiene que ser Susbielles o Scola-Ginóbili o todos los jugadores. Tenemos que estar tirando para el mismo lado y tratando de organizarnos mejor. Hay que sumar. No hay que criticar sin proponer. Creo que es un gran momento, porque se va a escuchar a todo el mundo y porque todos tenemos ganas de ayudar.

-Si bien Susbielles es de otra corriente política no parece haber problemas con el gobierno nacional, que nada tiene que ver con él.

-Pareciera que no hay ningún tipo de interés en ese aspecto. Y ahora que se da esta situación parece que será menos complejo todo. Porque la verdad es que hace tres meses había que ganar las elecciones en la CABB y no era fácil, porque no se sabía si iba a haber otra lista. Y todas esas cuestiones. Pero como por unos años será ésta la gente que manejará la Confederación, habrá tiempo de trabajar en lo que se viene, en generar, construir y ojalá que podamos llevar adelante lo que soñamos para el básquetbol argentino.

Manu y su opinión de la CABB

gl

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.