Opinión. Mar del Plata, escalón vital para llegar a Londres 2012