La columna de Manu Ginóbili / Para LA NACION. Me hubiera gustado estar ahí para abrazarlos otra vez