Defienden a la prensa. Multas para los que no hablaron