La perlita de Michael Beasley en la NBA: se equivocó de pantalones y tuvo que irse corriendo al vestuario

(0)
18 de enero de 2019  • 10:17

El jugador de Los Angeles Lakers Michael Beasley estaba distraído en el partido de la NBA en que su equipo enfrentaba a Oklahoma City , anoche. ¿En qué estaba pensando? ¿Fue apenas un despiste? ¿Lo traicionó su cabeza? El ala pivot de los Lakers no se percató de que salía a jugar con unos pantalones que no le combinaban con su vestimenta. El negro contrastaba con el amarillo de su musculosa y, sobre todo, no se llevaba bien con la vestimenta de sus compañeros.

Lo cierto es que Beasley no estaba vestido de la manera correcta para salir a escena y tardó 8 segundos en tomar consciencia. Antes miró al cielo, hizo pequeños movimientos con sus piernas y al bajar su mirada se encontró con ese desliz. Rápido de reflejos, salió corriendo al vestuario en busca de su objeto más preciado: su pantalón corto amarillo.

La situación se dio en el primer cuarto, cuando su equipo estaba detrás en el marcador, y al ser llamado por el coach Luke Walton para salir a jugar, tuvo que salir corriendo al vestuario. Beasley fue rápido en la conquista de sus pantalones e ingresó al partido cuando quedaban algo menos de tres minutos del primer cuarto y los Lakers estaban 15 puntos abajo. Tras fallar sus primeros dos lanzamientos, después el alero pudo anotar y dar una asistencia antes de volver al banco.

Los números de Beasley durante el partido fue de 5 puntos, 2 asistencias, 2 rebotes y 1 robo en 9 minutos de juego. Los Lakers ganaron el partido por 10 puntos (138-128) ante Oklahoma City, como visitantes.

¿Quién es Mike Beasley?

Los caminos de Beasley siempre fueron sinuosos. Durante mucho tiempo tuvo que convivir con un comentario del mundillo del básquet: que no era una persona totalmente dedicada para jugar en la NBA.

Siempre se lo cuestionó por ser una persona con demasiado carácter. Y ese carácter le trajo varias situaciones de conflictos. Nunca duró más de dos temporadas en un mismo equipo. Es muy amigo de Kevin Durant, de cuando vivían en el Condado de Prince George en el estado de Maryland. Allí compartieron equipo en el secundario. Desde entonces, sus vidas fueron por caminos bien diferentes. Durant continuó su carrera en Seattle Supersonics, Oklahoma City Thunder y Golden State Warriors, su equipo actual en el que se convirtió campeón de la NBA en dos ocasiones. Por su parte, Beasley vistió la camiseta de seis franquicias de la NBA. Incluso estuvo dos temporadas en China: jugó en Shanghai Sharks, el equipo en el que ahora está Luis Scola.

Beasley en su paso por la liga de China
Beasley en su paso por la liga de China

Pero Beasley aprendió de eso. Hace unos meses en una entrevista abrió su corazón y confesó: "Me sentía mal conmigo mismo, sentía lástima por mí mismo. Después, uno llega a un punto en el cual hay que mirarse al espejo. Si no puedo ser honesto conmigo, no puedo ser honesto con nadie. Pude empezar a entender qué es cierto y qué no. Fue difícil, pero la vida es difícil".

Beasley nunca soñó con ser un jugador de la NBA. Llegó a los Lakers luego de completar una gran temporada con los New York Knicks el año pasado, el equipo que lo repatrió del exilio chino. Cuando se lo consulta por sus inicios en el básquet, él dice: "Sólo empecé a hacerlo porque era bueno".

Beasley es ese chico que jugaba en la calle todo el tiempo, el que tuvo que aprender a madurar, el que hoy sus compañeros lo ven más serio y más maduro. Incluso el histórico Magic Johnson lo convenció para llevarlo al proyecto de los Lakers. Su rol irá de la mano con el de ayudar a mostrarles el camino a los más jóvenes: el chico al que echaron dos veces de la liga por fumar marihuana es ahora un hombre de 30 años que se casó y asegura haber madurado. Y que a veces se olvida sus pantalones, claro.

La NBA visitó Londres

La NBA tuvo su cita anual con Europa y Londres recibió al partido en el que que Washington Wizards venció a los New York Knicks por un punto (101 - 100).

El estadio londinense O2 estuvo colmado con 18.689 espectadores. Era tal la expectativa que las entradas se habían agotado en menos de una hora y los Wizards y los Knicks ofrecieron un espectáculo con resultado incierto hasta el final.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.