Nicolás Laprovittola, tras la ovación ante Estados Unidos: “Es un mimo que quizá necesitaba en la selección”

Nicolás Laprovittola conduce al equipo argentino y se ganó la ovación en La Rioja
Nicolás Laprovittola conduce al equipo argentino y se ganó la ovación en La Rioja Crédito: Villarpress
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
30 de noviembre de 2018  • 23:59

"Olé, olé, olé, olééé, Nicooo, Nicooo...".

La victoria era segura ya desde hacía un ratito, y Sergio Hernández sacó de la cancha a Nicolás Laprovittola a pocos segundos del final de Argentina 80 vs. Estados Unidos 63, como queriendo disfrutar la función basquetbolística que estaba ofreciendo el base y regalarle una aclamación de las 10.000 personas que cubrían las tribunas del imponente Superdomo de La Rioja. El público se la dio. La merecía el número 8, después de sus 17 puntos, 8 asistencias y 1 rebote, aunque 3 pérdidas, en el partido que clasificó al seleccionado para el Mundial China 2019.

Fue una de esas actuaciones que revelan que corre calidad por los músculos y las articulaciones del muchacho de Lanús. Pero muchas veces esa calidad quedó esterilizada cuando Laprovittola tenía puesta la camiseta nacional. Las cosas no le salían y él se desanimaba, y entraba en un ciclo descendente de rendimiento. Pasó en el premundial Caracas 2013, en el preolímpico México 2015. Y para colmo, el otro base llamado a encargarse por varios años de la conducción nacional, su amigo Facundo Campazzo, contrastaba con un brillo fulgurante, como en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016.

Como esos grandes tenistas o pilotos que son eclipsados por los cracks, Laprovittola siempre queda a la sombra del cordobés, más allá de la excelente relación que sostienen. Y el reconocimiento no abunda. "No voy a esconderme, ¿no?", respondió Nicolás sobre cuán bien le venía la ovación a la riojana. "Es un mimo que quizás necesitaba en la selección", admitió, con alivio, ante TyC Sports.

Sabe que no es una cuestión de elogios, sino de desempeño. Y a pesar de los altibajos, vestirse de albiceleste es lo mejor que puede pasarle. "Estoy muy contento, disfruto mucho estar acá. Quiero estar mucho tiempo en la selección y voy a estar siempre a disposición. Voy a venir y a dar todo. A veces las cosas salen, y a veces, no, pero disfruto mucho", subrayó, a sus 28 años. Es sabido: el seleccionado de básquetbol es un lugar de pertenencia, en el que todos quieren estar. Antes y también ahora, ya sin los próceres de la Generación Dorada salvo Luis Scola.

Atacando el aro: Laprovittola cumplió una destacada actuación ante Estados Unidos
Atacando el aro: Laprovittola cumplió una destacada actuación ante Estados Unidos Crédito: Villarpress

Con el estilo típico de base argentino, de manejo cerebral y juego colectivo, Laprovittola puede encandilar cuando está inspirado. Pero es inconstante, dentro de un torneo y también en general en su carrera. Luego de participar en la Liga Nacional, armó una trayectoria atomizada, entrecortada: pasó por Brasil (gran rendimiento en dos temporadas en Flamengo), España, Lituania, Rusia y la mismísima NBA (San Antonio Spurs). Ahora, con casi un año completo en el español Joventut, de Badalona, se estabiliza y el equipo argentino, que en buena parte de la eliminatoria no cuenta con Campazzo (no cedido por Real Madrid), se beneficia más asiduamente de un jugador más parejo.

Que, por otra parte, ya con cinco años de vivir la "cultura de trabajo, de comportarse y de competir" (Scola dixit), es uno de los líderes del conjunto nacional. Y se hace cargo. "Fantástico, ¿no? Hicimos un partidazo. Estoy muy contento por todos", comentó tras el triunfo sobre Estados Unidos y el acceso al Mundial. "Era un partido muy importante, de una magnitud muy grande y lo jugamos como tal. Con el tiempo vamos a tomar dimensión de esta victoria. Tenemos que seguir laburando como lo hacemos; eso es lo que nos da frutos", enfatizó quien, ahora con más constancia y afecto del hincha, mira con más esperanza al futuro. Al del seleccionado, y al propio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.