La columna de Manu Ginóbili. Nunca jugué una serie como ésta