La final de la NBA. Otro triple histórico revivió a los Lakers