Premundial: una goleada que da confianza