Presiones desconocidas y peligrosas

Miguel Romano
(0)
30 de enero de 2002  

¿Tendrán los jugadores y el cuerpo técnico del seleccionado nacional de basquetbol las espaldas lo suficientemente amplias y fuertes como para soportar tantas responsabilidades?

La desconfianza y el temor son inevitables ante tantos elogios, reconocimientos y distinciones en los últimos días. Todos halagos desconocidos, jamás escuchados por el grupo de jugadores que disputará el Mundial de Indianápolis, del 29 de agosto al 8 de septiembre próximos.

El solo hecho de que la Argentina haya sido designada, por primera vez en la historia, cabeza de serie de uno de los cuatro grupos del Mundial junto con el Dream Team de los Estados Unidos; el último campeón, Yugoslavia, y Brasil, es un reconocimiento muy fuerte, que presiona, que obliga.

Anteayer, durante una charla con la prensa, le preguntaron a Jason Kidd, la estrella de New Jersey Net, líder de la Conferencia del Este en la NBA, si creía que equipos potentes como Yugoslavia, Canadá o la Argentina podían vencer al seleccionado norteamericano durante el Mundial. Kidd constestó: "Cada día existen mayores posibilidades de que un Dream Team pierda su primer partido porque los demás equipo mejoran muy rápido".

Puede decirse que Kidd desconoce las grandes diferencias que aún existen entre el Dream Team y la Argentina, pero nadie podrá borrar de la mente de los norteamericanos la expectativa que ya tienen sobre nuestro equipo.

Esta semana pasó por Buenos Aires uno de los reclutadores más reconocidos de la NBA, Tony Ronzone, de Detroit Pistons, que dijo que no sólo Emanuel Ginóbili iba a triunfar en la NBA, también le otorgó grandes posibilidades a Fabricio Oberto y Luis Scola. Además, afirmó que su franquicia organizará un torneo internacional antes del Mundial y decidieron invitar a Yugoslavia, Turquía y la Argentina para enfrentar al Dream Team. Agregó que España y Rusia había solicitado participar y que ellos optaron por la Argentina porque les interesaba observar a sus buenos jugadores.

Horacio Muratore, presidente de la Confederación Argentina reconoció ayer su sorpresa por la cantidad de invitaciones recibidas para el seleccionado local. Desde Yugoslavia, Turquía, Canadá y Brasil ofrecieron un lugar para sus amistosos.

El diario El Correo de Vitoria, España, realizó una encuesta entre los hinchas de Tau Cerámica, subcampeón de la Euroliga, para conocer cuál es el mejor jugador del equipo. El resultado fue primero Oberto; segundo, Andrés Nocioni; tercero, Scola, los tres argentinos.

Por todo eso: ¿tendrán los integrantes del equipo argentino los nervios templados y la mente clara como para soportar tantas desconocidas presiones? Jamás hubo semejante expectativa.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?