Prigioni sonrió de la mano de Antonhy