NBA. Scola es más protagonista que lo que dicen sus minutos