Básquetbol / La selección nacional. Sin el as de espadas también se puede ganar