Un gigante que dejó su huella