Bastía se pierde el clásico