Bati llega a la revancha