Bati y Roma van de la mano

El atacante argentino volvió a marcar un tanto, es uno de los goleadores del torneo, su equipo ganó por 3 a 0 y es el líder; Lazio cayó ante Verona por 2 a 0
(0)
23 de octubre de 2000  

ROMA.- Por ahora, en Roma hay dos rachas que van de la mano y amenazan, en estas primeras fechas del campeonato italiano de fútbol, con atrapar el scudetto. Se trata, por un lado, de la del goleador argentino Gabriel Omar Batistuta, que volvió a convertir un tanto;por el otro está la del equipo de la capital italiana, que goleó al último, Vicenza, por 3 a 1, y sumó su tercera victoria en la misma cantidad de partidos.

Juntos, Batistuta y Roma van así por un título que se les ha negado desde hace varios años, aunque por caminos separados, ya que el atacante lo intentó infructuosamente con Fiorentina.

Había una sensación en Italia. En esta tercera fecha, Roma podía quedar primero solo -como efectivamente pasó- debido a que eran de esperar dos resultados: la victoria del equipo de Fabio Capello ante un rival accesible como Vicenza y la pérdida de puntos de Juventus, que empató con Milan.

Por ahora, la deuda que Roma tiene con sus tifosi por el campeonato la está pagando con goles. Presenta un ataque letal, con el ya mencionado Bati, Vicenzo Montella y Francesco Totti, que hicieron los otros dos goles. Sin embargo, el juego no es atractivo.

Con el escaso talento rival, Walter Samuel, junto con los brasileños Cafú y Antonio Carlos, no sufrió demasiados sobresaltos, salvo el gol en contra.

Y, por último, otra de Batistuta: se mantuvo en lo alto de la tabla de goleadores, junto con su compañero Totti, Shevchenko (Milan) y Muzzi (Udinese). Es más, el argentino estaría solo de no haber sido porque en el segundo tanto Montella se anticipó a Gabriel en el cabezazo.

La alegría, además, fue doble, porque el otro equipo romano, Lazio, defensor del título, terminó de hundirse en una semana para el olvido: Sinisa Mihajlovic (falló un penal) fue sancionado por racismo por la Unión Europea, la Fiscalía de Roma pidió el enjuiciamiento de Juan Sebastián Verón por falsificación de documento y ayer el equipo perdió por 2 a 0 ante Verona.

La actuación de los argentinos de Lazio estuvo acorde con el pobre rendimiento del equipo. El único que se salvó fue Roberto Sensini, que... fue suplente.

Hernán Crespo estuvo excesivamente lento, mal asistido y fue reemplazado en el segundo tiempo por el chileno Marcelo Salas; Diego Simeone se mostró nervioso y fue amonestado; a Claudio López se lo vio errático y casi no participó del juego, y Verón fue intermitente. Así, el equipo quedó sin rumbo.

En Verona, cuando faltaban dos minutos para el final, debutó Mauro Camoranesi, que pese al poco tiempo en cancha casi marcó un gol.

Perugia superó por 3 a 1 a Parma, equipo en el que el volante Matías Almeyda fue titular, pero tuvo un bajo rendimiento y fue reemplazado en el segundo tiempo. En el conjunto ganador, Pablo Guiñazú ingresó a los 23 minutos del segundo tiempo.

La tarde en el estadio San Paolo, de Nápoles, fue de terror. El conjunto local fue vapuleado por 5 a 1 por Bologna y se produjeron serios incidentes (ver aparte) entre hinchas de Napoli y la policía. Entre los goleadores de los visitantes se anotó el argentino Julio Cruz, que marcó el último tanto, mientras que en el equipo napolitano fue titular Mauricio Pineda y Facundo Quiroga estuvo entre los suplentes.

Brescia, equipo en el que Andrés Yllana volvió a ser titular y donde Raúl González entró cuando faltaban cuatro minutos para el final, empató 1 a 1 con Fiorentina.

Por último, Aldo Osorio jugó seis minutos para Lecce, que venció como visitante a Reggina por 1 a 0.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.