Campeones. Bayern y Manchester, la atracción