Belgrano derrotó a Tigre entre el comienzo y el final

Ganó con un gol del Picante y otro en contra tras un tiro suyo
Enrique Vivanco
(0)
26 de noviembre de 2013  

CÓRDOBA.- La transformación es drástica. Suele ocurrir cuando se produce un gol en un momento decisivo de un partido. Cuando se acaba la primera etapa, cuando empieza la segunda mitad, cuando está por cerrarse el espectáculo. O cuando apenas empieza, como en el caso de anoche. Belgrano y Tigre ingresan en la cancha y, de pronto,el elenco cordobés tiene un córner en su favor. La pelota vuela por el área, Lollo cabecea con ímpetu, García ofrece un rebote que el Picante Pereyra (con ocho goles en el torneo, apenas uno menos que Mauro Matos, el artillero del torneo) también envía de cabeza. Belgrano, arriba, Tigre, abajo. A partir de ahí, otra historia. Bien diferente.

Porque Tigre sale de su encierro, pero no sabe cómo descubrir la igualdad. Con Pérez García, con Rusculleda, con Bordacahar, se asocia con inteligencia y habilidad, pero le falta astucia para desnudar a una defensa tan bien abrigada como la de Belgrano. Que hace lo que mejor le sienta: manejar el desarrollo con capacidad táctica.

Durante buena parte del espectáculo ocurre poco y nada. Tigre no puede, Belgrano no quiere. Cuando se despojan de sus historias personales, surgen sus arqueros, de buena noche compartida. Bien por Olave, el de Belgrano. Aceptable Javi García, el de Tigre. Es entretenido el desarrollo, porque Tigre precisa el gol y porque Belgrano, con espacios, se siente a gusto. La adrenalina sigue hasta el final: Belgrano no brilla, pero está despierto, al acecho. Tigre, con uno menos por la expulsión de Paparatto, entiende que es su momento. Que vale la pena intentarlo. Belgrano se retrasó. Y le salió muy bien: cuando el Matador desesperaba, otra vez aparecieron el Picante y una carambola. Un gran tiro de emboquillada dio en el travesaño, la pelota rebotó en Javi García y entró, para el 2-0. Todo, dentro de la especialidad de Belgrano.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.