Opinión. Bendecido por un título