El estadio emblema del nazismo ultima detalles para recibir la "olimpiada judía"

Los Juegos Macabeos se realizarán en Berlín desde este lunes hasta el 5 de agosto; gran parte del presupuesto fue destinado a la seguridad del evento; habrá presencia argentina
(0)
26 de julio de 2015  • 15:48

Berlín, 26 jul (Por Friederike Heine, dpa).- Casi ocho décadas después de los Juegos Olímpicos celebrados durante la Alemania nazi, el estadio olímpico de Berlín albergará a partir de este lunes los Juegos Macabeos, conocidos como la "olimpiada judía".

Por primera vez en su historia, más de 2.000 atletas judíos de todo el mundo acudirán a las instalaciones del estadio olímpico berlinés, construido entre 1934 y 1936 para mostrar la "magnificencia" del nazismo. Nunca antes los Juegos Macabeos se habían celebrado en el país responsable del holocausto.

La inauguración de los Juegos Olímpicos de 1936 constituyó una de las mayores celebraciones vividas en la capital alemana. A pesar del carácter pacífico del evento, el dictador Adolf Hitler aprovechó la ocasión para intentar mostrar la superioridad de la raza aria. Ahora, 79 años después, los atletas judíos disputarán desde el lunes y hasta el próximo 5 de agosto la décimo cuarta edición de sus juegos, que se celebran cada cuatro años desde 1932.

"Setenta años después de la liberación del nacionalsocialismo, (...) es hora de mostrar a Europa y al mundo que la vida judía ha vuelto a florecer aquí de nuevo y que nos hemos convertido en una parte sólida y de confianza de la sociedad alemana", afirmó Alon Meyer, presidente de la sección alemana de los Juegos Macabeos.

La organización de esta cita deportiva surgió a principios del siglo XX, cuando una ola antisemita en el deporte europeo llevó a la comunidad judía a crear su propios eventos deportivos. La elección del estadio olímpico de Berlín como sede de los Juegos Macabeos de 2015 tiene también un significado especial, ya que se prohibió a los judíos unirse a la delegación alemana en 1936. La decisión no fue fácil. Varios miembros del comité organizador, en especial los de las generaciones mayores, se opusieron firmemente a esta designación argumentando que mientras haya supervivientes del holocausto un evento así en Berlín es "impensable". "Al final ganó la generación más joven", explicó Meyer. "Cuando vimos por primera vez el estadio olímpico como posible sede, la arquitectura nazi era bastante apabullante", reconoció Rebecca Kowalski, parte del comité organizador.

Una gran parte de los cinco millones de euros (5,4 millones de dólares) del presupuesto de la organización ha sido destinada a la seguridad. El gobierno alemán desplegó a miles de policías en torno a las instalaciones olímpicas y al Hotel Estrel, donde se hospedan la mayoría de los atletas de más de 35 países. La policía alemana aseguró no tener por el momento ninguna amenaza concreta contra el evento. "La situación de seguridad es algo familiar para nosotros", reconoció Oren Osterer, al frente del comité organizador.

La presencia judía en eventos deportivos en Alemania no tiene un buen pasado en Alemania. En 1972, durante los Juegos Olímpicos de Munich, once miembros de la delegación israelí fueron secuestrados y asesinados por un grupo radical de palestinos. "Ciertamente no queremos que se repita lo del 72", afirmó Kowalski. "Si algo pasa sería una catástrofe para el gobierno alemán. Pero si transcurre sin problemas, el evento podría convertirse en un catalizador importante para el cambio", agregó.

js

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?