Un prólogo impecable. Berlín, la fiesta inolvidable