Bielsa ya está al frente de un nuevo ciclo del seleccionado

El técnico volvió a Barcelona para dirigir a Español, pero el 21 de diciembre o antes retornará y asumirá su nueva función
(0)
9 de septiembre de 1998  

Se esperaban muchas respuestas y se escucharon algunas. Ahora habrá que esperar que la puesta en marcha de un nuevo ciclo comience a despejar las dudas que quedaron. Lo más importante es que, a casi cuatro años del último cambio de mando -Daniel Passarella había asumido el 15 de septiembre de 1994-, el seleccionado argentino ya tiene otra cara visible: Marcelo Bielsa, desde ayer, oficialmente designado como el flamante entrenador del conjunto blanquiceleste.

A la mañana, en Ezeiza, Julio Grondona tomó la palabra para oficializar la llegada del técnico; José Pekerman contestó a ritmo sostenido la mayoría de las preguntas, y Bielsa jamás se apartó de su habitual parquedad. Se trató de poco más de una hora donde cada uno respetó los códigos de su personalidad. Si hasta Grondona no pudo evitar sulfurarse cuando explicó las funciones de cada uno, Pekerman soltó un par de sonrisas vergonzosas cuando recibió elogios y Bielsa, demasiado serio, introvertido, con la mirada clavada en un punto distante, mantuvo su costumbre de no mirar a los ojos.

Hubo explicaciones y revelaciones. Grondona hizo singular hincapié en atribuirle a Pekerman la autoría del proyecto y todo el consecuente poder; el nuevo director técnico general repitió el valor de una iniciativa consensuada, y Bielsa se negó sistemáticamente a adelantar detalles que tuviesen que ver con convocatorias o nombres propios. Pero además se conoció que antes de que cobrase fuerza la propuesta innovadora de Pekerman, el propio Grondona le ofreció a José suceder a Daniel Passarella. En ese momento, hace poco más de un mes, el exitoso técnico de los juveniles rechazó la tentación por entender que no era la persona indicada. Aunque ayer no ocultó su satisfacción por aquel honor y recordó que se trató del "reconocimiento más grande que he recibido en mi vida".

No sobraron las precisiones, pero vale detallar las conclusiones:

  • Bielsa asumirá el trabajo efectivo el día después que Español contrate a su reemplazante. La jornada límite para su estada en tierra catalana es el 21 de diciembre, y tras esa fecha llegará la primera convocatoria. Del acuerdo económico poco se conoció, pero el sueldo mensual sería similar al de Passarella, que oscilaba los 10.000 dólares.
  • Quedó confirmado que Pekerman dirigirá el Sub 23 que en el Preolímpico de Brasil buscará un lugar para los Juegos de Sydney 2000.
  • Pese a los dos partidos pendientes estipulados a beneficio de Futbolistas Agremiados, no hay ningún amistoso concretado de aquí a fin de año. De organizarse alguno, lo afrontará el Sub 20 o el Sub 21 con la dirección de Pekerman.
  • Faltan definir colaboradores, como un par de ayudantes para Tocalli en los seleccionados juveniles (Miguel Angel Tojo es un nombre fijo), el médico del plantel mayor y el jefe de prensa. Parece no haber apuro y no se estableció una fecha para las designaciones.
  • Una prolongada caminata por el predio de Ezeiza entre Pekerman, Bielsa y Tocalli resultó la antesala para la despedida. El ex técnico de Vélez viajó ayer a las 14.50 hacia Barcelona para respetar su palabra de seguir dirigiendo a Español. Y se marchó con la certeza de que ya está todo en orden para la vuelta.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.