Bilardo se prueba el buzo