Boca exhibió su mística en Guadalajara