Boca no podrá comprar ni vender jugadores hasta que no le pague a Caniggia

Así lo decidió la Justicia que, además, le trabó al equipo xeneize un embargo en sus cuentas bancarias por más de tres millones de pesos
(0)
10 de diciembre de 2001  • 12:51

La Justicia inhibió a Boca Juniors para comprar y vender jugadores y le trabó un embargo en sus cuentas bancarias por más de tres millones de pesos, para garantizar el pago de esa cifra al futbolista Claudio Caniggia.

Así lo informaron fuentes judiciales, que precisaron que el titular del juzgado laboral número 35, Jorge Blake, libró un oficio al Banco Central para que compruebe en todo el sistema bancario las cuentas que posee el club y las embargue por unos 3,25 millones de pesos.

Además, remitió un oficio a la AFA ordenándole que retenga todos los ingresos asignados al club por todo concepto, incluidos derechos de televisión y juegos de azar.

Caniggia le ganó un juicio a Boca por la relación laboral que mantuvieron hasta marzo de 1999, por lo que el club deberá pagarle 2.450.469 pesos más 800 mil por intereses en concepto de "lucro cesante, daño moral, haberes adeudados e indemnización por antiguedad".

Los abogados de Caniggia, Fernando Cosentino y Carlos Turri, confirmaron que el magistrado Blake concedió cuatro medidas que habían pedido la semana pasada.

Además de la inhibitoria y el embargo, el juez designó a un "instructor recaudador" que deberá acudir a cada partido que juegue Boca (oficial, amistoso, internacional) y retener hasta un 20 por ciento de lo que le corresponda por recaudación hasta cubrir la suma fijada.

Cosentino y Turri explicaron que en cuanto quede garantizada la suma destinada al pago para Caniggia, las otras medidas quedarán sin efecto.

De tal suerte, Boca podría levantar la inhibitoria para comprar jugadores depositando los 3,25 millones de pesos en una cuenta a la orden del juzgado, destinada a cubrir los fondos que fue condenado en concepto de resarcimiento.

El miércoles pasado, el juez resolvió una presentación de más de un año de antigüedad, en la que el ex jugador de Boca reclamaba ocho millones de pesos.

La demanda había sido entablada a raíz de la particular relación laboral que los unía, según la cual el futbolista debía percibir 35.000 pesos por partido jugado.

El juez laboral Blake adhirió a la tesitura del jugador, quien adujo que él estaba en condiciones de jugar y que no era su responsabilidad su inclusión o no en las alineaciones titulares del equipo de primera división.

"Mientras ponga la fuerza laboral a disposición del empleador, el trabajador debe cobrar", dijeron fuentes judiciales que explicaron los alcances del fallo.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.