Bottas marcó la diferencia con un movimiento de 201 milésimas