Bopp: el conformismo y el prestigio