Juan Martín del Potro, un hincha más del Chino Maidana en Las Vegas

Crédito: Team Maidana
Unos 2500 compatriotas fueron a Las Vegas para ver la gran pelea ante Floyd Mayweather
(0)
4 de mayo de 2014  • 03:19

LAS VEGAS.- Llegaron los compatriotas. Es una buena cantidad de argentinos, estimada en 2500, que seguramente se hará sentir esta noche durante la pelea. Y ayer hubo toques pintorescos. Por ejemplo, los argentinos le dieron al hall central del MGM un color de peatonal "de Villa Gesell" al atardecer, o de fogones de Cosquín a la medianoche. Y en este ambiente, los turistas rurales del campo santafecino donde creció Maidana no escatiman esfuerzos en explicarles a los asiáticos cómo se prepara el mate y cuáles son sus beneficios.

Quizás el comediante Luis Landriscina hubiese narrado mucho mejor que este cronista el andar de los criollos. Sobre todo cuando "Culacha", con su tonada litoraleña, da su pronóstico del combate.

Es un público pasional que busca, en una noche de boxeo, suplir una variante turística que relega el viaje a Disney o el veraneo de Río de Janeiro. Son sanguíneos y seguros de su convicción, al exhibir las decenas de boletos apostados al "Chino por KO", en los primeros rounds.

Los residentes en California dicen presente. Recuerdan que vieron consagrarse al tucumano Pedro Décima y sucumbir al cordobés Santos Laciar, en el Forum de Inglewood. El arribo de Ariel "Burrito" Ortega, se convirtió también en una curiosidad para los buscadores de fotos. Y anoche se sumó el tenista Juan Martín del Potro, también asediado por los argentinos.

Será un público diferente al que acompañó a Maravilla Martínez, en 2012, a esta ciudad, cuando peleó con Julito Chavez. Hay en ellos distintos objetivos. De viaje y de intereses. Aquellos 4000 que vivaron al quilmeño parecían asistir a un jugoso compromiso social que garantizaba la victoria. Esta vez, son asistentes conscientes de lo que implica esta pelea y lo difícil que será ganarla. Los que vinieron con entradas están tranquilos y la mayoría, que vino sin nada, ya las consiguió. Love la obra acrobática montada en la evolución musical de la vida de The Beatles, fue el espectáculo escogido por la mayoría. En fallo unánime, todos hablaron maravillas.

Las señoras argentinas vestirán elegantemente. La mayoría, de vestido negro, largo y toques dorados. Exigencias de las damas, que con sumo placer tarjetearon, y en un pago, en las tiendas del hotel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.