En Pilar. La Mole, sin reggaeton, pero contundente