Madura el KO. Matthysse, un porfiado socio del silencio