Pacquiao, el astuto sobreviviente