Pacquiao-Thurman: horario y TV de la pelea y las chances del filipino de 40 años

la previa de Pacquiao y Thurman, antes de la pelea de este sábado
la previa de Pacquiao y Thurman, antes de la pelea de este sábado Fuente: AFP
Osvaldo Príncipi
(0)
19 de julio de 2019  • 12:46

El filipino Manny Pacquiao sabe que está viejo para el boxeo. Sus 40 años y las 70 batallas sostenidas, desde 1995 a hoy, fortalecieron su espíritu en modo granítico pero fueron consumiendo - de a poco- el impacto que producían sus reflejos electrizantes cada vez que elaboraba una de sus clásicas maniobras en el cuadrilátero. Le queda el alma, la experiencia y todo el bagaje de conocimientos que le dio este oficio profesional.

Todos viven con nervios e incertidumbre su pelea de este sábado por la unificación del título welter (AMB) con el "supercampeón" estadounidense Keith Thurman, en el hotel-casino MGM de Las Vegas, a partir de las 22, con televisación conjunta de ESPN y Fox Acción para Argentina.

Pacquiao aglutina una incertidumbre especial para esta ocasión fusionando, a la vez, un potencial desastre pugilístico o una noche épica y dramática con final feliz. Opción ésta, que aparenta ser la más compleja de interpretar.

Pacquiao ganó seis coronas mundiales oficiales en pesos diferentes (desde 50.800 kg a 69.850 kg) y una séptima diadema valiosa ante Ricky Hatton, pero no reconocida al ser fiscalizada por una entidad marginal. Embolsó más de 200 millones de dólares por sus ilustres combates ante Marco Antonio Barrera, Erik Morales, Juan Manuel Marquez, Oscar de la Hoya, Miguel Cotto, Shane Mosley y Floyd Mayweather. Ante este último decepcionó, aceptando pelear con un hombro lesionado en 2015 y haciéndolo saber tras el cotejo.

Este hecho, sumado al tremendo K.O que sufrió -previamente - ante el mexicano Juan Manuel Márquez, en 2012, aceleraron su ocaso en las grandes ligas. Pese a sus victorias posteriores, ante el chubutense Lucas Matthysse y el estadounidense Adrien Broner, sus acciones decrecieron.

Frente a frente, Pacquiao y Thurman, aunque sin miradas amenazantes
Frente a frente, Pacquiao y Thurman, aunque sin miradas amenazantes Fuente: AFP

Repartió su fortuna con la pobreza viviente de Filipinas y con los cazadores de impuestos, de Oriente y Occidente. Quiere ser el gran Senador de su patria, más allá del record de inasistencias que registró el Congreso en 2018. Desafía sus mermas técnicas recomponiendo su antiguo y exitoso equipo con Freddie Roach, como entrenador principal.

¿Quién es Keith Thurman? Es un púgil que a los 30 años no pudo cambiar su estatus de: esperanza a realidad. Un protegido del promotor Al Haymon y el mismísimo Floyd Mayeather, que se tutea con los mundiales interinos desde 2013 cuando venció al bonaerense Diego Chaves. Inmerso en veladas impactantes desde los tiempos en que el santafecino Marcos Maidana y el quilmeño Sergio "Maravilla" Martinez, desfilaban triunfantes por Norteamerica. Sin embargo, nunca tuvo rol de primera figura. No protagonizó combates clásicos y ese fue su gran pecado. Fue sometido a una seria operación de hombros que lo alejó del ring entre 2017 y 2019. Reapareció el 26 de enero pasado y sufriendo en exceso, le ganó por puntos al veterano "Josesito" López.

Thurman es fuerte y de buena pegada pero se sumerge en desequilibrios anímicos que lo transforman en un campeón poco confiable. Ganó sus 29 peleas, con 22 K.O. Debiera ser un favorito firme pero ningún experto le otorga esa ventaja.

El boxeo es un deporte, un gran espectáculo y un trabajo difícil. Todo esto resume el tránsito en el ring de Pacquiao, por casi tres décadas. Vivirá esta noche sensaciones diferentes a las experimentadas en sus carteleras rutilantes. Lidiará con el tiempo y con sí mismo para evadir el dramático enfoque que oponen las peleas terminales como éstas ; las que lo acercan al último acto.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.