Brasil armó una fiesta de lujos y goles ante Japón