El Mundial Sub 20. Brasil fue contundente