Brasil, pileta y relax

(0)
27 de junio de 2002  • 10:27

YOKOHAMA.– (De nuestros enviados especiales).– El seleccionado brasileño ya está en Yokohama, donde el domingo próximo disputará la final de la Copa del Mundo con Alemania. En medio de un clima distendido, los sudamericanos se recuperaron tras el partido de las semifinales, ante Turquía, en el Hotel Prince, donde se aloja el plantel que conduce Luiz Felipe Scolari.

Tras viajar desde Saitama (donde derrotó a la selección turca por 1 a 0) en óminubus, el equipo brasileño llegó a las tres de la madrugada al fastuoso hotel, donde quedará concentrado hasta el cotejo decisivo.

El conjunto sudamericano recibió el calor y el fervor de los hinchas brasileños y de los japoneses, que se muestran muy simpáticos con los tetracampeones. Banderas, pancartas y al ritmo de batucada, una suerte de torcida acompañó el arribo.

El plantel efectuó el trabajo de recuperación en una pileta cubierta de un club en esta ciudad, ya que la del Hotel Prince es descubierta, y aquí hace cuatro días que llueve de manera ininterrumpida.

El vocero de Brasil, Rodrigo Paiva, indicó que no se registran lesionados en el plantel, aunque Ronaldo, que marcó el gol de la victoria ante Turquía, y el volante Kléberson, fueron reemplazados por intensos calambres en las pantorrillas.

El astro brasileño que juega en Inter fue el jugador más complicado con las lesiones, ya que tras el cotejo frente a Inglaterra, por los cuartos de final, sufrió fuertes dolores en el muslo izquierdo, debido a un “cansancio muscular”, según el médico del seleccionado, José Luis Runco.

Luego de esa contrariedad, Ronaldo pasó un par de jornadas sometido a un intenso tratamiento de recuperación muscular, mientras que en los dos días posteriores apenas se entrenó por poco más de media hora, bajo la atenta mirada de Runco, para no forzar la recuperación.

“Brasil vive el mejor clima para esperar el gran partido del domingo próximo. Cuando nos fuimos del estadio de Saitama, los muchachos cantaron en el ómnibus y tocaron batucada hasta que se durmieron”, relató el vocero.

Uno de los más extrovertidos del plantel a la llegada al Hotel Prince fue Ronaldinho, que seguramente estará entre los once futbolistas que saldrán el domingo a la cancha para enfrentar a Alemania. El juvenil delantero no jugó ante Turquía por estar inhabilitado, ya que había recibido una tarjeta roja frente a Inglaterra (marcó un tanto), por lo que fue suspendido por una fecha (ante Turquía).

Para mañana, Brasil tiene previsto un entrenamiento muy liviano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.