Suscriptor digital

Brasil vuelve al ruedo con más problemas de lo previsto

Abrirá el fuego en Colombia; no buscaba la clasificación para un mundial desde 1993.
(0)
28 de marzo de 2000  

BOGOTA.- El servicio meteorológico prevé lluvia para esta noche, y al favorito se le complica el panorama. Por una lado, la altura. Por otro, el miedo a una situación interna preocupante. Y además, cinco bajas de último momento, sólo dos días para entrenarse, los organizadores que no los dejan practicar en el estadio...

Parece un complot contra Brasil esto de tener que venir a jugar las eliminatorias. No sufre el roce continental desde hace siete años, cuando se clasificó para el Mundial de los Estados Unidos. Y ahora los brasileños deben volver, justo en los 2650 metros de Bogotá, en un terreno algo fangoso, con el temor que sienten por el presente de la política colombiana más la deserción de algunos cracks por supuestos motivos médicos.

Brasil visita a Colombia en el arranque de la clasificación sudamericana para el Mundial de Corea/Japón 2002, y nada parece de su lado. Esta noche, cuando en Bogotá sean las 21 y en la Argentina el reloj marque las 23, colombianos y brasileños tratarán de dejar a un lado la ausencia de Valderrama, el desmayo de Ronaldo en Francia 98, los debates sobre si Romario debería ser convocado, los pataleos de un Asprilla finalmente autoexcluido...

El panorama se presenta complicado. Por un lado, los factores externos (clima, altura, política) moldean el ambiente. Por el otro, en términos futbolísticos, ambos presentan demasiados interrogantes.

En Brasil, al no estar Rivaldo ni Cafú, Luxemburgo deberá cambiar algunas de las disposiciones que tenía previstas: Evanilson iría como marcador lateral derecho y Alex sería el único enganche, posición que el crack de Palmeiras siente como una carga si no tiene otro armador cerca para liberar responsabilidades.

En Colombia, si bien parecerían llegar con menos dudas, la historia es la que fracciona el ánimo. De 19 enfrentamientos, desde 1945, Brasil ganó 14 y Colombia sólo dos. Además, la última vez que los colombianos superaron a los brasileños fue en 1991, en la Copa América de Chile.

Y el antecedente más fresco entre estos equipos es el virulento 9 a 0 con el que la seleçaozinha Sub 23 arrolló a Colombia en el Preolímpico de Londrina y Cascavel.

Colombia presentará un esquema nuevo con líbero y stoppers, para cuidarse de Brasil. Y Brasil le opondrá un solo enlace y mucha marca en el medio, para cuidarse de Colombia. Una mezcla de temores ante lo extrafutbolístico y excesivos cuidados hacia lo eminentemente deportivo. Así arrancarán nuestras eliminatorias.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?