Brusco, otra vez en Avellaneda