Buen arranque

Eduardo Romero y Ricardo González anotaron 69 golpes (-3) y se ubican 14os, a dos de los punteros
Eduardo Romero y Ricardo González anotaron 69 golpes (-3) y se ubican 14os, a dos de los punteros
(0)
30 de septiembre de 2005  

ST.ANDREWS, Escocia (Especial).- El Dunhill Links Championship se ha convertido en uno de los torneos más atractivos del calendario europeo. Para los profesionales, por su importante bolsa de premios (3.974.490 euros), y mucho más para los aficionados -entre varias figuras del deporte y el espactáculo-, que tienen la chance de compartir el juego con varios de los mejores jugadores del mundo en tres campos de la categoría de St. Andrews, Carnoustie y Kingsbarns.

La primera vuelta dejó un balance alentador para los dos representantes argentinos: aunque en diferentes canchas, Eduardo Romero y Ricardo González anotaron 69 golpes (-3), y comparten el puesto 14°, a dos de los punteros, el norteamericano Rich Beem, el italiano Alessandro Tadini y el inglés David Howell.

Romero, que aquí intentará torcer el rumbo negativo de sus últimas actuaciones (falló el corte en los últimos tres torneos), jugó en Carnoustie y salió airoso de un recorrido irregular, que incluyó un águila (12), cuatro birdies (1, 4, 10 y 14) y tres bogeys (5, 6 y 16). González hizo los primeros 18 hoyos en Kingsbarns y su tarjeta fue un poco más pareja: cuatro birdies (4, 11, 12 y 15) y un bogey (8).

Para el italiano Tadini, quedar como uno de los punteros tuvo un sabor especial, ya que aprovechó para recordar a su caddie argentino fallecido en Perthshire, Escocia, hace dos mes. Néstor Stiles, más conocido como "El Aguila" en el ambiente del golf, murió en un accidente de transito cuando se dirigía a trabajar en el Johnnie Walker Championship, acompañado por su novia escocesa. "El era muy bueno como amigo y como caddie. Estuve devastado en estas últimas semanas, pero ahora me siento mejor", dijo el italiano. Uno de sus compañeros en la vanguardia es Rich Beem, que tuvo una gloria efímera cuando asombró a todos ganando el Abierto de los Estados Unidos en 2002. El norteamericano nunca volvió a estar en los primeros planos, y aquí tiene la chance de volver a hacer ruido.

La sorpresa de la jornada fue el rendimiento del veterano escocés Sam Torrance, ya definitivamente dedicado al tour senior de Europa. A los 52 años es el jugador de más edad en torneo y ayer se dio el lujo de marcar una vuelta de 68 golpes en el Old Course de St. Andrews para quedar en el cuarto puesto, a uno de los punteros.

  • José Cóceres tuvo un comienzo aceptable en el Chrysler Classic, que se desarrolla en Greensboro, Carolina del Norte, por el PGA Tour. Con un recorrido de 70 golpes (-2), el chaqueño se ubica en el puesto 36° de la clasificación, a ocho del único puntero, el local Charles Warren.
  • Cóceres arrancó con un águila en el par 4 del hoyo 1, y después firmó dos birdies (7 y 13) y dos bogeys (2 y 8).

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.