Buenos Aires, lejos de ser sede olímpica

Rogge, titular del COI, utilizó como ejemplo el presente argentino
(0)
26 de enero de 2002  

Especialmente en la última década, la Argentina mostró un marcado interés en ser sede de unos Juegos Olímpicos , no obstante las trabas -económicas, de infraestructura y de falta de cultura deportiva en general- que conspiraban contra la posibilidad de recibir la designación. Incluso, en 1997 participó de la selección final para las competencias de 2004, cuya elección final recayó en Atenas.

A comienzos de noviembre último, el por entonces ministro de Cultura, Turismo y Deportes, Hernán Lombardi , hizo saber de la intención de organizar los Juegos Olímpicos de 2012; es más, hasta habló de la posibilidad de desarrollar también los de Invierno, en 2014, proponiendo a Ushuaia como escenario. "Muchas veces la cuestión no pasa por el presupuesto. También pasa por los sueños, por las ideas y por las ganas de hacer las cosas", decía por entonces Lombardi en una entrevista con LA NACION, sobre sus proyectos olímpicos.

El recuerdo de los conceptos de ex ministro de la gestión de Fernando de la Rúa no es casual. Porque ayer, en Ginebra, Suiza, el presidente del Comité Olímpico Internacional, el belga Jacques Rogge , se refirió a la Argentina, tomando como ejemplo la crisis por la que atraviesa, y a todo lo que involucra la organización de un certamen trascendental como lo son los Juegos.

Según un despacho de la agencia internacional EFE , "el Comité Olímpico Internacional (COI) sólo atribuirá los Juegos Olímpicos a un país emergente si se demuestra capaz de organizarlos con calidad y goza de estabilidad política, económica, social y de seguridad, porque, en otro caso, es un riesgo, como lo demuestra la actual crisis que vive la Argentina".

Así lo asegura el presidente del COI, Rogge, según el cual esa atribución no ocurrirá al menos durante su mandato, que termina en el 2009, con posibilidad de renovación por otros cuatro años.

"Véase el ejemplo de Buenos Aires, que presentó en 1997 una candidatura muy bien atada para los Juegos del 2004. Miren qué pasa hoy en ese país e imagínense qué habría ocurrido si finalmente se los hubiésemos concedido" , señaló Rogge al diario suizo Le Temps.

Preguntado si el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, no se está aventurando demasiado al prometer a Africa el Mundial de fútbol del 2010, Rogge lo niega con el argumento de que los gastos de organización son infinitamente menores.

"El Mundial -explicó- son 600 futbolistas, 64 encuentros, 5000 periodistas y 1,5 millón de espectadores; los Juegos tienen 10.500 atletas, 900 acontecimientos deportivos -incluidas preliminares y calificaciones-, 25.000 periodistas y 9,5 millones de espectadores.

"Africa y América latina pueden organizar una Copa del Mundo de fútbol, pero todavía no están capacitados para llevar a cabo unos Juegos Olímpicos" .

Terminante.

Vienen pocos australianos

Más de un centenar de australianos decidió no viajar a Buenos Aires para alentar a su equipo de Copa Davis, que se medirá con el de la Argentina dentro de dos semanas, debido a que temieron por su seguridad. Se estima que sólo llegará una veintena de aussies.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?