Efectos de la crisis. Buenos Aires, lejos de ser sede olímpica