La gira de Gales. Buenos Aires volvió a someter a un poderoso