El día después. Burdisso y Lucho, recuperados