El US Open. Calleri se fue con la frente alta