Opinión. Cambiaso y la Triple Corona, una circunstancia