El torneo de St. Pölten. Cañas concretó lo que buscaba