Violencia sin fin. Cancha abierta para la barra de Independiente