“Canelo” en el Madison: coronas y pruebas

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
(0)
13 de diciembre de 2018  • 22:26

El Madison Square Garden de Nueva York cobijó las historias más crueles y dulces del boxeo desde que erigió el primero de sus cuatro estadios emplazados en distintos lugares de Manhattan, en 1879. Siempre algo –allí- ocurrió. Sobre todo, en las cercanías de la Navidad Blanca, cuando el pugilismo, su deporte rey, presenta su última cartelera de temporada. Algo que afianzaron hace tiempo Muhammad Alí y el inolvidable porteño Oscar Bonavena , en una ciudad llena de luces e invadida por una música festiva, donde Papá Noel, capturaba la mayoría de sus compases. Aquel combate del 7 de diciembre de 1970, marcó un camino y este sábado, la historia va a repetirse.

A los 28 años y con el fresco recuerdo de la injusta victoria que validó su consagración como campeón mediano (CMB-AMB), ante el kasajo Gennady Golovkin , el 15 de septiembre último, el mexicano Saúl "Canelo" Alvarez intentará conquistar algo más que su tercer cetro mundial en pesos diferentes, cuando enfrente al inglés Rocky Fielding. Buscará elevar su imagen hacia una popularidad masiva y encendida, que aún no tiene y cada día le cuesta más lograr. Algunos lo llaman "angel", otros "carisma" y los que entienden del boxeo y de la vida, sostienen que su falta de humildad y exceso de egocentrismo lo alejan de la calidez que siempre expusieron los auténticos ídolos. Y eso lo posterga.

Buscará conquistar el cetro supermediano AMB (76.200 kg) en poder del inglés Rocky Fielding, de 31 años, alto, flaco y largo. Sin jerarquía internacional y con una coronación reciente ante el alemán Tyron Zeuge, en Alemania. Su récord de 27 victorias (15 K.O.) y un revés, no inquieta. Pero sí, en cambio, preocupa su gran ventaja física.

"Canelo" se convierte en la gran figura de la industria pugilística. Hoy por hoy, no puede quitar al ucraniano Vasyl Lomachenko del sitial de Nº 1, en el gramo por gramo o libra por libra. Es decir, el mejor del momento.

Sobrellevará, mañana, tres importantes cargas – deportivas y emocionales - para convertirse en campeón de una nueva división . 1º). Distribuir un importante sobrepeso en su cuerpo, planificado para boxear, con su mejor potencial, en 69.850 kg y lanzado – ahora – a los 76.200 kg. Aumentará el poder de su pegada pero perderá velocidad y traslación. No tiene estructura atlética para soportar este kilaje. 2º). Su última pelea con Golovkin fue la más dura de su carrera, de 50 triunfos (34 K.O), una derrota y dos empates. Tres meses más tarde y después de recibir cortes graves en su rostro y absorber golpes de K.O, vuelve a escena. ¿Están su mente y su cuerpo preparados para ello, con tan poco descanso? 3º) Deberá asimilar su debut en el Madison. Sus murmullos, sus rumores y su público, de base puertorriqueña, al que los aztecas no le caen muy bien. Y ello, también, pesará cuando suene la campana.

El sistema de streaming de la empresa DAZN , difundirá este acontecimiento a gran parte del mundo, por una paga de 10 dólares por teléfono o aplicación digital – en Argentina se verá por TNT Sports , a partir de las 22 horas- y en esto, también, "Canelo" afronta otra prueba en torno al consumo y "venta" que produce su propia marca .

Su pelea con Fielding no arroja mucho más. Sola acopia un informe adicional que anticipa un probable choque: "Canelo- Golovkin III" para el 4 de mayo próximo en Las Vegas. Quizás, éste sea el regalo de Navidad que, en boxeo, todos estamos esperando.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.