Caniggia sigue lejos

Passarella no le cerró las puertas. "No está definida su situación; vamos a esperar hasta último momento; afuera del plantel no hay un jugador que cause un clamor popular", dijo el técnico; igual sus posibilidades son reducidas
Passarella no le cerró las puertas. "No está definida su situación; vamos a esperar hasta último momento; afuera del plantel no hay un jugador que cause un clamor popular", dijo el técnico; igual sus posibilidades son reducidas
(0)
13 de mayo de 1998  

Al menos en la declaración pública, Daniel Passarella no le cerró las puertas a Claudio Caniggia. Sin embargo, tampoco habría que inferir una futura convocatoria. Parece tan difícil y complicada como lo era antes de que se conociera la lista de citados. No surge como el indicado para ser el número 22 de la lista, el último lugar que le queda por cubrir al técnico, que considera a Sergio Berti como el número 21 si se recupera de la artroscopia en los meniscos izquierdos.

Para referirse al caso Caniggia, Passarella fue diplomático y medido: "Lo seguimos observando, como a otros futbolistas. No está definida su situación. Vamos a esperar hasta último momento. El no es un jugador al que haya que probarlo. Si lo llamo, será para que se sume definitivamente al plantel".

Existe otro motivo que atenta contra un Caniggia que aún mantiene ilusiones: ya hay cuatro delanteros con Claudio López, Gabriel Batistuta, Hernán Crespo y Marcelo Delgado; la cifra se incrementa a cinco con Ariel Ortega, a quien Passarella considera apto para actuar de punta o un poco más atrasado. Teóricamente, ya no hay cupos para un atacante más, aunque el entrenador no quiso adelantar en qué posición hará la última incorporación.

"Tengo algunas dudas para designar al número 22. Veremos en estos días de trabajo en cuál sector estamos más debil. Si en la defensa, el medio campo o el ataque . Como verán, con los arqueros no tenemos dudas (se ríe)", comentó Passarella.

-Pero con seis delanteros ¿no se achican las posibilidades de Caniggia?

-No, porque algunos muchachos pueden cumplir dos funciones, como Zanetti y Pineda en la defensa y el medio campo. Eso nos da variantes y nos permitiría convocar a un hombre de punta, pero todavía no está definido.

Ya en el final de la conferencia de prensa, Passarella se jactó de haber acertado con la elección del plantel, a pesar de que en diversos momentos de las eliminatorias recibió presiones del periodismo para que llamara a distintos jugadores, entre los que citó a Trotta, Cardozo, Pellegrino, Camps, Cristian Castillo y Calderón. Y enseguida rubricó su pensamiento: "Hemos elegido bien, lo mejor. Debemos soportar los reclamos y no equivocarnos. De los que quedaron afuera, no hay ningún futbolista que cause un clamor popular y que se diga "éste jugador debe estar".

-¿No creés que Caniggia es pedido por una buena parte de los hinchas?

-Yo estoy hablando de casos excepcionales, de jugadores que ganen partidos y campeonatos por sí solos, como Maradona y Kempes. Yo no los veo. De ese tipo de futbolistas no hay.

Con esa respuesta, Passarella le restó a Caniggia el carácter de imprescindible. Se aferra al grupo que obtuvo el pasaje para las eliminatorias. Y de ese tren para el Mundial, Caniggia se bajó prematuramente, cuando apenas se había disputado la segunda fecha. Eso ocurrió el 7 de julio de 1996; desde entonces no volvió a vestir la camiseta nacional. Y encima, luego Caniggia estuvo inactivo durante un año, lo cual pesa mucha en la consideración de Passarella.

En la intimidad, Caniggia cree que no lo favoreció su constante exposición periodística sobre si debía ser llamado o no. Igual, no se entrega; piensa que así como el entrenador espera la recuperación de Berti, podría confiar en él, que ya lleva varios partidos de continuidad.

Paralelamente, Delgado fue conformando las expectativas en la pareja ofensiva con Claudio López. Pese a haber participado en parte de la era Passarella, Caniggia quedó desligado del plantel que consiguió la clasificación, al cual entrenador conserva y defiende.

Ayer no le archivó la esperanza a Caniggia, pero tampoco la alentó con claros indicios. Se intuye que la suerte de Cani dependerá de algún imponderable, como por ejemplo un lesionado en el plantel. Si es por el nivel de juego, Passarella ya eligió y difícilmente cambie de opinión. Caniggia, de participación decisiva en los Mundiales de Italia 90 y los Estados Unidos 94, queda cada día más lejos de Francia ´98.

Sobre su sucesor

Passarella ratificó que dejará el seleccionado tras el Mundial. Cuando le preguntaron si le gustaría que lo consulten sobre su sucesor, el técnico respondió: "Me es indiferente. No creo que sea importante que me consulten por mi reemplazante".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.